DESCUBRIMIENTOS RECIENTES

A principios de los años 90 tuvimos conocimiento de que en Italia se había descubierto la posibilidad de utilizar materiales semiconductores como protección contra los rayos. Tras un periodo de investigación y pruebas satisfactorias tanto de campo como en el laboratorio, en 1993 nace Prototal® y empieza a comercializar el Sistema de Inhibición de la Formación del Rayo®. Desde entonces Prototal® va creciendo año tras año y a partir de 2010 empieza un proceso de internacionalización de la empresa que la lleva a entrar en los mercados de centroamérica y sudamérica. Más de mil instalaciones en España, Europa y América Latina avalan la eficacia del Sistema de Inhibición de la Formación del Rayo®. Desde el primer día, el sistema sigue comportándose eficazmente en el 100% de los casos.



UN POCO DE HISTORIA

En 1752 Benjamín Franklin llevó a cabo el famoso experimento que demuestra que el ambiente está cargado eléctricamente y que los rayos no són más que descargas repentinas de este potencial. Desde entonces hasta ahora la ciencia no ha llegado mucho más lejos en cuanto a la protección contra los rayos. La comunidad científica se ha centrado en la optimización de aquel rudimentario mástil puntiagudo del siglo XVIII, la denominada Punta Franklin, hasta conseguir aparatos que, o bien con componentes radioactivos en su interior o bien conectados a una fuente de alimentación, potencian la atracción del rayo para intentar que caiga sobre ellos salvaguardando así la edificación que pretenden proteger. Sin embargo, las carencias de la tecnología convencional de protección contra los rayos siguen siendo hoy en dia evidentes. Pocos aparatos electrónicos cercanos al punto de caída de un rayo resisten la fuerte radiación inducida por hasta 30.000 Amperios, incluso en el supuesto de que la descarga se haya producido en un pararrayos y haya sido conducida a tierra de manera controlada.

Prototal®, lejos de pretender conducir el rayo o reducir sus efectos propone el Sistema de Inhibición de la Formación del Rayo®, que convierte la zona protegida en “invisible” para el rayo y reduce drásticamente la probabilidad de que se produzca su caída, de manera que cualquier otro punto tendrá muchas más posibilidades de recibir el impacto de un rayo que la zona protegida. Por consiguiente, Prototal® está en condiciones de afirmar que su Pararrayos Inhibidor evita la formación del rayo.

Desde el gigantesco paso de Franklin en el siglo XVIII se entiende la aparición del Pararrayos Inhibidor como un paso más, de similar relevancia y magnitud, en el campo de la protección contra los rayos.

TECNOLOGÍA

Contamos con la tecnología PROTOTAL® Creadora de la misma en los años 90, el mismo es un Sistema de Inhibición de la Formación del Rayo®. Las minidescargas que tienen lugar en el cabezal del Pararrayos Inhibidor están diseñadas para impedir la formación del canal trazador a través del cual se produciría el rayo.

Un pararrayos tradicional no para el rayo, lo atrae. Un Pararrayos Inhibidor evita su formación.

El Induc-Control evita los efectos de inducción a través de la toma de tierra.

TECNOLOGÍA

Contamos con la tecnología PROTOTAL® Creadora de la misma en los años 90, el mismo es un Sistema de Inhibición de la Formación del Rayo®. Las minidescargas que tienen lugar en el cabezal del Pararrayos Inhibidor están diseñadas para impedir la formación del canal trazador a través del cual se produciría el rayo.

Un pararrayos tradicional no para el rayo, lo atrae. Un Pararrayos Inhibidor evita su formación.

El Induc-Control evita los efectos de inducción a través de la toma de tierra.

CALIDAD

Calidad comprobada con los años. Hoy podemos decir que llevamos cerca de mil instalaciones realizadas desde 1993, que la mayoría de las instalaciones se han hecho en edificaciones en las que la probabilidad de caída del rayo se sitúa por encima de la media (los propietarios de las cuales, cansados de recibir rayos cada año, apuestan por PROTOTAL®) y que el sistema no ha fallado nunca. Esto representa un 100% de efectividad hasta el día de hoy.

Calidad comprobada en el laboratorio. Para corroborar la eficacia probada estadísticamente existen unas pruebas realizadas por el Laboratori General d’Assaigs i Investigacions de la Generalitat de Catalunya, tanto del Pararrayos Inhibidor como del Induc-Control. Este estudio prueba la eficacia de los elementos de protección de PROTOTAL® en la medida en que es posible reproducir en un laboratorio las condiciones atmosféricas reales.

Calidad patentada. Para preservar la calidad y la autenticidad de los productos PROTOTAL® se solicitaron y obtuvieron las correspondientes patentes en la Oficina Española de Patentes y Marcas.